lunes, 29 de marzo de 2010

Inspiración

        A veces nos sentimos sin ánimo, como si nos faltara el aliento.  Andamos porque no queda más remedio... Carecemos de la fuerza suficiente para avanzar. Pero esa fuerza emana de nuestro propio yo, y  la podemos encontrar si solo meditamos un poco sobre nuestro papel  en este mundo.  Este es el tema central de la obra Inspiración del Dr. Wayne W. Dyer (2007).

        Esta obra se pasea por hermosos caminos de la vida inspirada de este hombre, pero además nos muestra en sus páginas ejemplos de otros seres inspirados (incluso su madre) para motivarnos a llevar una existencia más auténtica, donde todo tenga sentido, porque de esa forma se elimina para siempre el absurdo vivir y transformamos nuestro tiempo en paz y armonía.

       El autor señala la importancia de escuchar a nuestro espíritu, conocernos para así saber cuál es el auténtico camino donde nos corresponde estar, ya que no tiene sentido hacer de nuestra vida una especie de tortura, sólo por amoldarnos a los preceptos sociales que muchas veces son dictados por el ego en su afán de sobresalir (ese ego que busca reconocimiento, termina por aniquilar nuestra fe y alegría interna).

        Para Dyer (2007, p.45):  "Desgraciadamente, tan pronto iniciamos nuestra aventura humana, nos enseñaron a abandonar toda    nuestra identidad espiritual y a adoptar otra nueva,  basada en la consciencia del ego o del yo alejado del Espíritu. En otras palabras, llegamos aquí provenientes de un lugar de inspiración y quisimos permanecer así. Infortunadamente, nos olvidamos de eso y terminamos por abandonar la mayoría de nuestros principios inspiradores en favor de un consenso de "realidad" que no incluía al Espíritu. Elegimos al falso yo..."

       La vida para nosotros se va tornando vacía y sin brillo, y muchas veces tratamos de llenarla con aspectos materiales que en nada modifican esa realidad. Pero es posible en cualquier momento de nuestra vida retomar la ruta hacia la inspiración, como dice el autor, citando a Aldous Huxley (Ibid, p.45):  "El objetivo y propósito de la vida humana es el conocimiento unitivo de Dios" y por ello a cada uno Dios nos ha regalado un don particular. Por eso es  hora ya  de indagar en nosotros mismos para descubrirlo y hacerlo brillar, vivir inspirados, hacer hablar a nuestro espíritu.

        Les  recomiendo esta obra. Por mi parte les digo que la disfruté enormemente y aún la sigo revisando a menudo. Es de fácil lectura y se caracteriza por su enorme gama de ejemplos inspiradores que te permiten adorar cada segundo de tu vida y buscar dentro de ti los tesoros ocultos. Una de mis citas preferidas tomadas de la obra (2007,95) es esta:

 "Eres una existencia pirmaria; eres una parte distintiva de la esencia de Dios, y contienes una parte de       ÉL. ¿Por qué entonces ignoras tu naturaleza noble? Desdichado: llevas a un Dios en tu interior y no lo sabes"
(de Epícteto).

5 comentarios:

Maria Coca dijo...

Interesante. Procuraré leerla, amiga. Lo que comentas de esta obra resulta muy sugerente.

Un abrazo.

Nómada planetario dijo...

Uno, que tira más por lo agnóstico que otra cosa, apuesta más por la filantropía sin miramientos, algo así como el camino se caracteriza no por lo que aprendes o recibes, sino por lo que dejas de tu parte en él.
Un abrazo.

canto y vida dijo...

Así es amigo Nómada. Andar la vida, repartiéndonos en el mundo, en libertad, oyendo a nuestro propio corazón, eso es estar inspirados...
Abrazos.

canto y vida dijo...

Tan linda. Me agrada tu comentario amiga. SÉ QUE ASÍ SERÁ. Cuédate mucho. Se te quiere.

canto y vida dijo...

Me refiero a ti amiga María Coca. Es inevitable emocionarse, sabiendo que posees ese don tan particular para ponerle corazón a la palabra. Tú practicas a diario la inspiración, y en tal sentido, sé que no dudarás en leer este ejemplar. Además es un libro hermosísimo, es mi percepción, te lo garantizo. Abrazos amiga.


MusicPlaylistView Profile
Create a playlist at MixPod.com